miércoles, 29 de abril de 2015

UTOPÍA EN LA PLAZA

Tomo tu cintura como un náufrago,
retumban los petardos, los bombos, las consignas,
ingresan las columnas a la plaza.
Como del vientre de un volcán herido
la lluvia de panfletos me moja con sus brasas,
y aunque tu boca es un oasis de palabras
en donde abreva la sed de mis poemas,
el fuego de tu lengua maldecida
me tienta al beso del verso sin la rima.
Chasquidos de banderas en el viento,
pancartas como velas de navíos
se manifiestan, se retuercen, se proclaman.
Una bandada de poemas se dispersa
y las palomas se posan en los puños,
quema tu canto el aliento de los mudos,
vibra en el trueno que no conoce sordos.
Detrás de las bengalas se iluminan, se tiñen,
las fieras con casco; sus garrotes,
y la fachada de la casa rosada.
Entonces entrego el último poema,
ella sonríe agradecida y lo toma,
el pañuelo no le cubre su angustia,
tiene un nombre grabado en el alma.
Mientras tus manos acarician heridas
y sobre el palco no se quién te proclama
yo no te suelto, porque soy como un naufrago
y sin tu amor me ahogaría
en un mar de palabras.
LOBO CRUZ, dedicada a Nora Cortiñas, y a todas las Madrs de Plaza de Mayo, que no bajan sus banderas ni las de sus hijos.